De fincas a corredores biológicos

Las prácticas verdes al cosechar diferentes productos no solo aumenta la competitividad a la hora de comercializarlos, sino que ahora también sirven como hábitat para algunas especies silvestres, convirtiendo los espacios en un verdadero corredor cargado de biodiversidad.

Un estudio de la organización Rainforest Alliance confirmó que en Costa Rica hay gran variedad de animales silvestres que habitan en las fincas de café y banano.

“Se ha comprobado que en la mayoría de fincas que operan con certificado de sostenibilidad están habitadas también por especies silvestres. Esa medida permite que los espacios se conviertan en una opción de refugio o lugar de paso para aves que ven como desaparecen sus lugares de anidación o de paso”, comentó Milagro Espinoza, gerente de comunicación de Rainforest para Latinoamérica.

Entre los animales que llegan a las fincas están las aves, mamíferos, serpientes, insectos, lagartijas y arañas.

Para Espinoza uno de los aciertos es que las fincas se asemejan a bosques naturales, lo cual crea una vegetación en capas que hace que las especies vean un lugar atractivo para convivir.

RANAS ROJAS REAPARECEN EN EL CARIBE

Las fincas de banano también están albergando una especie que se dejó de ver con constancia hace algún tiempo.

En la zona del Caribe los expertos que realizaron el estudio encontraron varias ranas rojas, situación que los llenó de alegría.

Ante la situación de seguirse incentivando las fincas con sello Rainforest (espacios en los que se conserva el ambiente y se promueve el bienestar de trabajadores) en el futuro podrían aparecer muchas otras especies, debido a que encuentran sus hogares en medio de ambiente en donde no corren peligro, tomando en cuenta que se prohíbe la caza y se protegen los espacios.

Para los costarricenses que tienen la oportunidad de descubrir diferentes animales en medio de sus cosechas la experiencia ha sido muy agradable, pues aseguran que encontrar especies y aún más algunas que hace mucho tiempo no se veían con frecuencia los hace sentir que su trabajo tiene una buena causa más allá de ser su sostén diario.