Industria bananera rinde cuentas de su mejoramiento ambiental

En 1992 la Organización de las Naciones Unidas convocó a la segunda reunión mundial para discutir sobre medio ambiente y desarrollo, se le llamó la “Cumbre de la Tierra” y se realizó en Rio de Janeiro en junio de aquél año. Ahí, 108 países lograron analizar temas y agendas de trabajo relativas al medio ambiente y su gestión en el futuro.

Esta situación dio pie a un compromiso pionero y voluntario de la industria bananera nacional por cambiar la forma de producir banano a partir del año 1992, lo que dio paso a la creación de la Comisión Ambiental Bananera (CAB), ente que garantiza el desarrollo de la actividad bananera en Costa Rica en estricto apego al compromiso y responsabilidad con el ambiente.

“La CAB, coordinada por la Corporación Bananera Nacional, CORBANA, impulsa un modelo de producción sostenible en las zonas donde se produce banano, de forma responsable para la conservación del ambiente, esto nos ha generado competitividad y reconocimiento mundial. El sector bananero asumió el compromiso ambiental con metas y objetivos definidos”. Señaló el Ing. Jorge Sauma, Gerente General de la Corporación Bananera Nacional.

Hoy, 20 años después la industria bananera rinde cuentas de su desempeño ambiental con resultados positivos y tangibles, un giro de 180 grados fue el paso que dio hacia la mejor decisión que cambió la forma de producir banano.

La política de trabajo que rige actualmente fue promovida y aplicada mucho antes de existir las certificaciones ambientales, lo que facilitó la obtención de estas normas internacionales. Tanto así, que en Costa Rica se encuentran las primeras fincas bananeras en alcanzar las más reconocidas certificaciones ambientales internacionales.

Con el trabajo de un sector visionario hoy son palpables los resultados en diversas áreas. La CAB realiza una labor supervisora del trabajo en todas las fincas a través de auditores, listado de acciones y resultados, informes de gestión y fuerte seguimiento. A continuación, los resultados en cada una de las áreas que establece dicha política.

Manejo de desechos
El 99% de las fincas cumple con un adecuado manejo de los desechos sólidos, el 100% han instalado trampas para retener residuos sólidos e impedir que vayan a diferentes cuerpos de aguas, estos son atrapados y reutilizados para producir abono.

Como parte de esta responsabilidad con el ambiente, se han recuperado y reciclado 57 millones de kilos de plásticos, producto de las fundas que cubren la fruta y de la cuerda utilizada para el apuntalamiento de las plantas, los mismos son transformados en diversos productos e insumos utilizados por el sector. A esto se suma que en 5 años se han reciclado más de 216.000 kilos de envases.

Protección del recurso hídrico
Se han instalado una serie de filtros en las plantas empacadoras, donde el agua pasa continuamente y se evita el desperdicio. Con este método se ahorró un 55% el consumo de agua.

También se disminuyó la profundidad de las pilas de lavado de la fruta con el objetivo de reducir la cantidad de agua que se utiliza, esto significó un ahorro del 23%.

En ruta a una industria Carbono Neutral
El 14 de agosto del año 2008, el sector bananero presentó ante el Gobierno de la República un compromiso pionero de ser Carbono Neutral en el año 2021. Hoy día existen 24799 hectáreas que cuentan con inventario de Gases Efecto Invernadero, lo que equivale al 60% del área total en producción.

Actualmente 7097 toneladas de CO2 son compensadas con los bosques que pertenecen a las fincas bananeras y 19112 Toneladas de CO2 por plantaciones forestales. Esto equivale a un aproximado de emisiones de 1794 vehículos de uso diario.

A ello le suman las 5000 hectáreas de bosque dentro del sector bananero en el Caribe, destinadas a la protección de bosques y conservación de especies de flora y fauna. Agroforestales es una de las áreas más grandes que posee CORBANA y que busca su conservación, se ubica en Sixaola y tiene una extensión de 1200 hectáreas.

Aporte económico
La industria bananera aporta producto por Ley 4895 de CORBANA como parte de su compromiso ambiental ¢1.5, por caja exportada destinada a la protección del ambiente y a la salud ocupacional. El último corte sobre el aporte realizado indica que son más de ¢2.700 millones de colones lo que se ha transferido para la atención de estos temas en estos 20 años.

 

La Comisión Ambiental Bananera, CAB, es integrada por CORBANA como coordinador, Cámara Nacional de Productores Independientes de Banano, Cámara Nacional de Bananeros, Standard Fruit Company, Del Monte Fresh Produce, Compañía Bananera Atlántica, Fyffes, Banacol, Grupo Acón, Cámara de Productos Genéricos, Cámara de Insumos Agropecuarios, Centro de Investigación en Contaminación Ambiental de la Universidad de Costa Rica, Ministerio de Agricultura y Ganadería, Ministerio de Ambiente y Energía y Ministerio de Salud.